Vive el mejor poker online

El poker online es una industria que factura billones anualmente. No solo incluye a los operadores de casino online con sala de poker, como puede ser bet365, por ejemplo, sino a diferentes páginas que funcionan con un modelo de negocio de afiliación, escuelas de poker online, revistas, foros y un sinfín de páginas.
El poker ha evolucionado mucho desde aquellos días en los que los vaqueros se jugaban el sombrero e incluso más de uno la vida, en diferentes salones del lejano oeste americano. Ahora hay diferentes tipos de juego, variantes, torneos… con diferentes límites y estrategias para cada uno de los tipos de juego. Si bien el espectro del poker y sus variantes ha cambiado mucho, las bases del Texas Hold’Em, todavía se centran en las mismas que jugaban personajes como Amarillo Slim.
Hoy en día, los casinos tanto online como los tradicionales, se tienen que adaptar a un público cada vez mayor y tienen que ampliar su oferta para equipararla a la de otros operadores. Por ello, cada vez aparecen más formatos de juego.

Veamos los principales tipos de diferentes juegos:
Texas Hold’Em: es la variante más popular que existe hoy en día. Se divide en No Limit (sin límite de apuesta) y Fixed Limit (con límite de apuesta fija). Cada uno de los jugadores reciben dos cartas boca abajo y tienen que combinar sus cartas con cualquiera de las cinco cartas comunitarias para conseguir la mejor mano posible de cinco cartas.
Omaha: también conocido como Omaha High. En esta variante, cada jugador recibe cuatro cartas y debe formar su mano de poker utilizando únicamente dos de ellas y tres de las cinco cartas comunitarias.
Omaha Hi/Lo: al igual que Omaha, hay que formar una mano de poker con dos de las cuatro manos recibidas y tres de las cinco cartas comunitarias. La diferencia es que aquí el bote se divide entre la mejor mano para “high” y la mejor mano para “low”. Es decir, la mano más alta y la mano más baja.
Seven Card Stud: es una variante de Stud. Antiguamente, Stud era la variante más famosa del poker, hasta que el Texas Hold’em comenzó a ganar popularidad. Como su nombre indica, los jugadores reciben siete cartas y tienen que formar su mano con cinco cartas. Hay varias rondas y posibles descartes.
Razz: es una variante del Seven Card Stud, donde, al igual que en Omaha hi/lo, se premia a la mano alta y a la mano baja.
Five Card Draw: se trata de la variante más sencilla que existe y la que, a menudo, se juega físicamente con una baraja en reuniones de amigos. Cada jugador recibe 5 cartas y puede descartar y recibir nuevas cartas durante dos rondas más. El objetivo es conseguir la mejor mano de cinco cartas.

Aparte de esto, tendríamos todas las modalidades del poker online de torneos:
MTT (torneos multimesa)
SnG (Sit and Go)
Spin and Go (formato de poker más “lotero”)


Decide
Sobre todo, antes de decidirte por dónde empezar, echa un vistazo a las mesas que ofrecen las diferentes salas de poker. En muchas de ellas, hay bastante tráfico para formatos populares y no tanto para jugar Razz, por ejemplo, así que tenlo en cuenta a la hora de decidir dónde quieres jugar.
Te recomendamos que eches un vistazo al casino online de bet365, en la pestaña de poker podrás ver que es una de las salas que más variantes ofrecen.
Una vez hayas decidido qué quieres jugar, principalmente tendrás que elegir entre cash y torneos, tendrás que buscar una estrategia. Por suerte para ti, si bien en el poker no está todo escrito, encontrarás montones de páginas y escuelas online donde te explicarán todas las estrategias y te ayudarán a convertirte en un jugador ganador. Si entras en la pestaña de poker que comentamos arriba, del casino online de bet365, verás que tienen una parte de “escuela de poker”, donde no solo te explican las bases para jugar, sino que te ofrecen rangos de manos de las diferentes estrategias y niveles.
Cuando comiences a seguir una estrategia, verás la dinámica del juego. Elige una que se aprenda con facilidad y que te resulte rentable en los límites bajos. Lee algunos artículos que contengan gráficos de manos iniciales y lánzate a las mesas (eso sí, te recomendamos que empieces a jugar con dinero ficticio, la mayoría de las salas ofrecen esa opción a sus jugadores).
Cuando hayas aprendido y dominado la estrategia inicial, podrás empezar a desarrollar tu propio juego. Si bien en otros juegos de casino como la ruleta o el blackjack, puedes comenzar a desarrollar tu propia estrategia desde el principio, en el poker no es recomendable (ni posible a no ser que seas un genio), ya que el poker no es únicamente un juego basado en las matemáticas y en la suerte, sino que es un juego de habilidad y necesitarás práctica. Cuando comiences a pensar en tu propio juego, empezarás a entender algunos conceptos fundamentales.
Que no te desanime el estudio del juego, se dice que es el juego de habilidad y estrategia más duro y más profundo. Existe una parte matemática, una parte de estrategia, habilidad, psicología y, por supuesto, suerte o más bien, varianza.
Después de que empieces a comprender los conceptos básicos y te des cuenta de que en el poker ganas dinero cuando tu oponente comete errores y tú no, o más bien, cuando tú cometes menos errores que tu oponente, te darás cuenta de que, para tener éxito, necesitarás analizar las debilidades del juego de tu oponente. De nuevo, busca en libros o páginas online, estrategias y artículos sobre rangos por defecto y cómo analizar las tendencias y estadísticas de tus oponentes. Pero no se termina aquí, después de esto, tendrás que adaptarte, ya que no siempre juegas contra los mismos oponentes, así que tendrás que aprender a aplicar la flexibilidad a tu plan de juego.

Márcate objetivos
Probablemente hay algunas cosas en tu vida que quieres tener para tu futuro, como le ocurre a la mayoría de la gente. Puede ser una casa, un fondo de pensiones, seguridad, o, todo lo contrario, una vida llena de aventuras. Todas estas cosas te dan una imagen de lo que tu vida debería ser en el futuro, tu visión. Ahora se trata de aplicar esto al poker y derivar objetivos concretos para lograr el objetivo final.
Es importante que definas qué tipo de jugador vas a ser. ¿Quieres pasarte de vez en cuando por las mesas del casino y probar suerte? ¿Te divierte el juego y es algo que te gusta hacer con cierta frecuencia? ¿Quieres convertirte en jugador profesional y ganarte la vida jugando? Está claro que, tal y como les ocurre a muchos jugadores, quizá comiences pasando por las mesas de vez en cuando, y termines convirtiéndote en todo un jugador profesional. Si sabes de antemano el tipo de jugador que vas a ser, te resultará más fácil integrar el juego en tu vida.